NEGOCIOS POR INTERNET: CÓMO ENFRENTAR EL DESAFÍO

Todas aquellas personas que deseen montar un negocio por Internet o que aspiren ser ciber emprendedores deben, indiscutiblemente, conocer  los elementos necesarios para comprender este tipo particular de negocios, además de poseer aquellas herramientas indispensables para enfrentarlo, así como aplicar todas las técnicas apropiadas de la informática.

Para  entender este tipo particular de negocios es necesario tener conocimientos básicos de cómo funciona el sistema de páginas Web y el manejo de los conceptos de Dominio y Alojamiento de Páginas Web, o el llamado “Hosting”.

Si usted quiere ser emprendedor por Internet y tener su propia página Web debe, ante todo, escoger el nombre con el que quiere ser identificado en Internet, es decir, cuál va a ser el nombre de su emprendimiento o de su negocio virtual. Para ello debe consultar su disponibilidad o no en la Gran Red. Para tal fin, existen diferentes páginas de dominio, localizables mediante los motores de búsqueda como Google, Yahoo! o MSN, donde existen empresas que ofrecen “Hosting” o alojamiento, bien sea gratuito que a pagamento.

Una vez allí, encontrará un cuadro de diálogo en donde le solicitan escribir el nombre que usted está proponiendo como su Nombre de Dominio, el cual debe ser escrito en minúscula, sin separaciones, ni símbolos no alfanuméricos, es decir, asteriscos (*), numerales (#), comillas (“), paréntesis, acentos o similares, ¡ni siquiera nuestra españolísima eñe (ñ) es aceptada!.

Luego de escogido el nombre debe asignarle una terminación característica, tal como “.com” si es con fines comerciales, “.org” cuando es organización sin fines de lucro, “.gob” si es gubernamental, y otras más que identifican el propósito e, inclusive, el país. Generalmente nos inclinamos por el “.com”, el famoso “punto com” que es el identifica a la extragrande mayoría de los negocios por Internet. Como sugerencia se indica utilizar un nombre de dominio acorde con el tipo de emprendimiento que se desea establecer, utilizando pocas (al menos dos) palabras claves, todas unidas y en minúscula, que identifiquen el sitio y que sean fáciles de recordar o entender.

Luego de escribir su nombre propuesto, a los pocos segundos, la misma página le indicará si ese nombre está o no disponible en el dominio. De resultar disponible, le solicitarán si quiere registrarse y si desea adquirir un servicio de Hosting. Verá que el costo es, en suma, económico, aunque puede variar entre diferentes empresas de Hosting, por lo tanto le sugiero que observe las diferentes alternativas presentes, existen muchas y son muy buenas.

También existen compañías de Hosting cuyos servicios son gratuitos, sin embargo ellos se reservan el derecho de hacer promociones comerciales a través de su página y usted estará siempre sometido a decisiones ajenas a su voluntad, al mismo tiempo de servir de “señuelo” publicitario a otras empresas, disminuyendo el potencial que podría tener la suya propia. Además, cualquier visitante a su página encontrará una dirección tan absurda como, por ejemplo, http://suhostinggratuito/algunasigla/símbolop?98-bis/sunombrededominio.com/ y, créame, esto no es nada profesional, al contrario, es algo sumamente desastroso. Nadie tomaría en serio lo que usted quiera transmitir mediante esa página, porque si usted no demuestra invertir recursos para su propio dominio ¿cómo pretende que otros paguen por los servicios o productos que usted ofrezca? Estos hospedajes gratuitos lo usan, generalmente, quienes desean tener una página sin fines de lucro, o por diversión, tal vez como negocios por afiliación o programas multinivel, en fin, para promocionar negocios de otras personas. Claro, usted podría ganar algún “dinerillo”, pero estará siempre dependiendo de otro (un ciber jefe) y creo que esa no es la idea de independencia económica que usted pueda desear.

Por lo tanto, su nombre de dominio profesional, con el que usted será conocido en Internet, será algo como: http://www.sunombrededominio.com. Esa sería la construcción gramatical de su identificación en la Red, también conocida como la URL o dirección de su sitio Web.

Luego de adquirir el Hosting, su página será alojada en una computadora remota llamada Servidor, allí tiene usted derecho a utilizar un número de mega o gigabytes, de acuerdo a lo contratado, y desde donde usted comenzará a administrar su negocio. La compañía de Alojamiento Web le proporcionará su Nombre de Usuario y su Clave de Acceso al Panel de Control (CPanel) desde donde usted dispondrá de todas las herramientas virtuales indispensables para su emprendimiento. Lo que le cobra la compañía de Hosting es el equivalente al pago del alquiler de un local en cualquier centro comercial, pero los cientos o los miles de dólares mensuales que usted debe pagar por un local en el mundo físico no se comparan, ni en lo más mínimo, con las pocas decenas anuales que le solicitan por un Hospedaje Web.

Una vez que se manejen estos conceptos y que el dominio haya sido adquirido, se deben desarrollar estrategias de mercadeo por Internet que no sean una simple variación del marketing tradicional, sino que por el contrario, tengan su propia característica y que sean capaces de integrarse con dicho marketing de la mejor manera.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: